Inés Guerrero – Arquitectura Naval

Hace unos años jamás había entendido la importancia de un mentor. Pero, ¿Qué es un mentor? Básicamente es un guía, una ayuda, alguien que ya ha pasado por lo mismo antes que tú, otro punto de vista y finalmente, un amigo. Porque una relación con un mentor se basa en la confianza que tú tienes sobre ella y ella pone sobre ti. En que os vais a mostrar como realmente sois. Cuando conocí a Laila, no sabía muy bien qué esperar. ¿Una periodista especializada en Big Data con un ingeniera naval? Menuda aventura. Y qué suerte tuve en que una periodista especializada en Big Data no me rechazase por ser ingeniera naval. Simplemente el hecho de que no estuviese relacionada con mi campo de estudio me hizo salir de mi zona de confort, preguntar cosas nuevas y sobre todo, dejar atrás la ingeniería para centrarme en la persona.
Y os lo aseguro, hay que trabajar antes lo personal para después volcarte en qué tipo de profesional quieres ser, porque no hay nada que haga más feliz que trabajar en un sitio donde veas tus valores reflejados. Ojo, que un mentor no es tu psicólogo ni tiene ganas de serlo, es más bien ese amigo que te echa la bronca por ser un maestro procrastinador, como era mi caso, y que al mismo tiempo te ayuda con toda su experiencia a que lo seas un poco menos (mientras te azuza sin ningún tipo de piedad), dándote armas como “Mr. Monkey” o la meditación (Si quieres saber de qué hablo, habla con Laila). Quiero hacer un apunte además sobre Laila, la cual es la persona ideal para hablar sobre temas que incomodan a algunos, y mucho, como es el feminismo y sobre todo la importancia de las mujeres en cualquier tipo de puesto de trabajo, sin caer en ese paternalismo al que se nos tiene acostumbrados. Por último, os dejo con una cita que me dio Laila, que al menos en mi caso, se quedará grabada para siempre: “Si no está en tu mano cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que te enfrentes a ese sufrimiento”. Viktor Frankl.